VIGNEMALE , BELLEZA INALTERABLE

Los macizos y las montañas como las personas cambian. No es que se retuerzan y se pinten de otra manera, sino que el desarrollo y la evolución de los deportes de montaña hacen que muchos macizos y paredes se hayan transformado en terrenos menos hostiles, más frecuentados.

Paredes lejanas y hasta hace poco muy respetadas por su lejanía e inevitable compromiso, van cediendo (aunque sea un poco) ante el envite de los nuevos tiempos , materiales , equipamientos y como no, nivel de los escaladores. Entre esas paredes algunas como las agujas de Ansabere o la cara Norte de la Torre de Marboré , han visto surgir líneas que llaman a los escaladores y que hacen que ya no sea difícil que varias cordadas coincidan en el mismo itinerario durante los periodos de buen tiempo.

Sin embargo, el Vignemale, tal vez por su lejanía , tal vez por su rudeza invernal o tal vez por la calidad ( mejor dicho por la poca calidad) de su roca, permanecen un poco atrasados al devenir de los tiempos. Siguen siendo terrenos de aventura ( hablo de las paredes , no de los caminos) con poco tránsito, incluso en verano, y hacen que las rutas que allí se escalan tengan siempre un sazonado de aventurilla que hacen que se graven , bien gravadas en nuestra memoria.

Vignemale no ha conocido tan apenas de rutas “modernas” ( las que hay no han conocido casi ninguna repetición) y de hecho todavía al recorrer sigues chapando algún clavo o buril ( esto es verídico) que en su momento colocaron los Ravier hace 60 y pico años…

Recuerdos de bellos momentos en un sitio distinto, natural, salvaje y tranquilo. Es como si éstas montañas quisieran permanecer así, famosas pero no demasiado, con su belleza adormilada y tranquila , que hacen que pasen los años ( hace años, más de 20 , que escalamos nuestra primera vía de entidad aquí) pero sigan ofreciendo el mismo escenario inalterable a los actores que quieran pasar por este magnífico anfiteatro.

Este año hemos realizado una escalada al finalizar el “invierno alpino”,

( Arlaud-Souirac en la Norte de la Chausenque) y otra escalada casi otoñal

( Via Ravier, Norte del Pitón Carré) volviendo a casa con la sensación de que el Vignemale permanece inalterable, sin grandes cambios , como observador privilegiado del efímero paso por sus flancos de un puñado de inquietos humanos.

Escaladas realizadas en compañía de Chabi Raventós y Lorenzo Ortas en Abril y final de Agosto de 2.015

Javi serrano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mira aquí las fotos en grande

Anuncios

3 thoughts on “VIGNEMALE , BELLEZA INALTERABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s